Aldo Valle, el rector con pasado clandestino y candidato a constituyente

Fue clave en la reestructuración de la Juventud Socialista a fines de los 70’s en momentos en que el país vivía días complejos.

Fue clave en la reestructuración de la Juventud Socialista a fines de los 70’s en momentos en que el país vivía días complejos.

Aldo Valle estaba planificando sus vacaciones de verano y ordenando sus apuntes de profesor universitario cuando recibió el llamado de un grupo de militantes del Partido Socialista de Valparaíso, para proponerle que fuera candidato al proceso constituyente, cuyas elecciones se realizarán el próximo 7 de mayo. La ecuación del PS local era sencilla: se necesitaba una carta que demostrara un colchón de votos como para ir en una pelea seria y con posibilidades reales de triunfo.

Y es que, a pesar de haber perdido en su intento por ser Gobernador Regional de Valparaíso, cargo que finalmente quedó en manos de Rodrigo Mundaca, Valle obtuvo la nada despreciable cifra de 136.436 votos.

Pero la decisión para el tres veces rector de la Universidad de Valparaíso, presidente del Consorcio de Universidades del Estado de Chile y vicepresidente del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH), era bastante compleja. Primero, por tener que explicar en su círculo interno y familiar que iría a una nueva elección, y segundo, por los costos económicos que como catedrático dejaría de percibir en el 2023.

Sin embargo, al poco tiempo se dio cuenta que el apoyo no sólo provenía de militantes del comunal Valparaíso del PS, sino que era transeversal.

Incluso se envió una carta de respaldo a la Comisión Política de la Mesa Central del partido que fue firmada por alcaldesas, concejales, dirigentes sociales, gremiales y académicos, además de una gran cantidad de adherentes. En resumen, más de 90 personas.

Valle entendió así que la cosa iba en serio, recordando además su pasado como militante activo de un partido que en su juventud lo había involucrado en la lucha directa contra la dictadura, incluso teniendo que trabajar en clandestinidad.

Hoy va en la lista Unidad para Chile como independiente apoyado por el PS.

La tarea de incluir el nombre de Valle en la lista de candidatos en el último Comité Central del PS, el mismo en el que se dio absoluto respaldo al Gobierno con una lista única, fue una tarea titánica con diferentes tiras y aflojas que finalmente fueron zanjados por la propia presidenta del conglomerado, Paulina Vodanovic, quien jugó un rol clave en favor del catedrático. Pero vendría la otra tarea, desmarcarlo de su rol académico.

“Yo fui compañero de Aldo Valle en el colegio Eduardo de la Barra, siendo él un poco menor que yo y desde entonces ya era dirigente de la Juventud Socialista, mientras que nosotros estábamos en las Juventudes Comunistas, donde dimos muchas luchas en conjunto”, relata Iván Vuskovic, ex concejal por Valparaíso por el Partido Comunista y hoy sumado a las filas del PS.

“Estábamos a favor de la construcción de un edificio nuevo para el liceo, cosa que se consiguió en el mandato de Salvador Allende y que se inauguró antes de que saliéramos del colegio. Quiero decir que el compromiso de Aldo con estas luchas fue muy importante e hizo que una parte importante de los estudiantes pudieran manifestarse cada vez que se requirió para conseguir los objetivos que buscábamos…incluso, en esa época hicimos manifestaciones a favor de Vietnam, lo recuerdo perfectamente”, añade el hijo de Sergio Vuskovic, ex alcalde de Valparaíso (1970 a 1973).

Pero las acciones de Valle no se quedarían sólo en recuerdos a nivel de dirigente estudiantil. Alfonso Godoy, profesor e histórico militante del Partido Socialista desde 1969, cuenta que “en 1976 hacíamos grandes esfuerzos por reestructurar el partido, luego de la disolución del directorio regional por parte de las fuerzas de seguridad de la dictadura. Constituimos entonces una segunda dirección regional gracias a la genial iniciativa de una heroica e inigualable socialista, María Bravo”.

Bravo no era abogada, pero se dedicó en su hogar a proteger, defender y muchas veces ocultar, a todos quienes estaban siendo perseguidos por la dictadura. Su casa era un punto de encuentro.

“Un día un compañero, del que no estoy autorizado a dar su nombre, nos informa que un joven universitario quería contactarse con nosotros. No teníamos muchos jóvenes, porque la represión era muy dura y el peligro era constante. Así que concretamos una junta con técnica clandestina y fuimos muy cuidadosos”, continúa Alfonso Godoy, “así que después de muchos preparativos, concretamos el contacto en el centro de Valparaíso, y ese joven resultó ser Aldo Valle Acevedo, estudiante de derecho, quien fue el primer joven que se sumó a la incipiente organización de entonces”.

Gracias a la incorporación de Valle, según repasa Godoy, comienzan a incorporarse otros jóvenes que hasta el día de hoy están en el Partido Socialista. “Sólo años después pude saber mejor quien era realmente Aldo y conocí el compromiso que tenía toda su familia, ya que todos eran socialistas. Desde entonces lo respeto y lo sigo considerando un militante de la causa socialista”, destaca el dirigente, antes de emocionarse al traer al presente muchos de estos recuerdos de los días en que gran parte de Chile vivió en peligro.

“Somos dos los sobrevivientes de esa dirección regional clandestina y es por eso que hablo y respaldo absolutamente a Aldo en todo esto, ya que además es un tipo con historia, consecuencia, capacidad y gran conocimiento sobre las materias constitucionales”, concluye.

Rafael Almarza, abogado también formado en la UV recuerda que “Aldo es oriundo de la Provincia de Quillota, su madre era una obrera de ferrocarriles y en la familia eran todos socialistas, vivían en la casa del guardavías del cruce ferroviario de la estación de La Cruz. Incluso mi madre fue abogada de su hermano Luciano, cuando por ahí en el año 74-75 fue detenido por el consejo de guerra de Quillota”.

“El golpe de Estado a Aldo lo pilla siendo estudiante”, continúa Almarza, “en el Liceo Eduardo de la Barra de Valparaíso. Pero yo me reencontré con él en el 78 cuando ingresé a la escuela de derecho de la Universidad de Chile en Valparaíso y él era el jefe de un proceso de reorganización de la Juventud Socialista en la Región y además integraba el Comité Regional del PS en Valparaíso. Luego él se retira a preparar su tesis de grado y me deja como encargado de la JS…volvería años más tarde, pero con un perfil más independiente, aunque apoyaba a Ricardo Núñez”.

Otro histórico militante del PS en Valparaíso y actual coordinador del Núcleo María Bravo, es Rafael Mena, quien cuenta que “me tocó el privilegio de trabajar junto a Aldo al incorporarme a la Juventud Socialista en clandestinidad en el año 1979. La primera vez que lo conocí fue cuando él era el coordinador de la Juventud Socialista en una casa que tuvo mucha historia, porque además de la casa de María Bravo estuvo la de la familia Dávila en Lautaro Rozas, en el Cerro Alegre…ahí hubo mucha actividad clandestina y se reunía la dirección de la Juventud Socialista”.

Mena explica que “era una época en que había que vestirse con las vestiduras de la valentía, solidaridad y la claridad política, porque había que ser inteligentes y con la voluntad de crear una nueva sociedad. En esta coordinación que lideraba Aldo, con otros compañeros como Rafael Almarza, se trabajaba en dos frentes, ya que en la casa de María Bravo se hacían actividades más públicas y en la casa de los Dávila se armaban actividades clandestinas”.

Mena agrega: “conocí a Aldo Valle como dirigente socialista y un hombre crítico que no se dejaba llevar por los vaivenes de una política fácil, porque era natural que salieran discursos contestatarios en periodos de tanta incertidumbre, pero él tenía siempre una mirada enriquecedora, con un trasfondo profundamente democrático”.

Esta misma mesura y capacidad han llevado a Valle a aglutinar a su favor no sólo a una gran parte del PS en Valparaíso, sino que también a partidarios de la DC, del PPD e incluso a los Liberales porteños.

En tanto, desde el Frente Amplio también hay algunos que miran con respeto y buenos ojos su postulación, mientras que un grupo de intelectuales y académicos, como Agustín Squella.

Fuente: G5Noticias

Copyright © 2024 Todos los derechos reservados Desarrollado por Creativastrog
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram